Cuarta Cruzada




La Cuarta Cruzada se diferencia de las otras debido a que se revelaron los verdaderos motivos  de los organizadores. Es en esta cruzada,  el tema religioso fue ignorado y los cruzados decidieron  invadir y saquear un imperio que compartía su misma fe, el Imperio Bizantino.

A finales del siglo XII, los ánimos de los occidentales para recuperar Jerusalén, se encontraban en su punto máximo. La muerte de Saladino y el éxito de la Tercera Cruzada, hicieron que el papa iniciara los preparativos para una nueva cruzada.

El Papa Inocencio III se regía por las teorías teocráticas del papa Gregorio VII, introduciendo la doctrina teocrática del poder y el derecho de los papas a disponer de las monarquías. Esto dio como resultando un papado autoritario y absolutista, donde los Estados Pontificios alcanzaron su máxima extensión. El deseo de Inocencio III era crear un “estado universal” donde la máxima autoridad fuera la del pontífice romano. El buscar la supremacía en Occidente y Oriente solamente tenía un camino: la Cuarta Cruzada.

El Papa no solo exhortó a todos los cristianos a defender la “Tierra Sagrada”, si no también lo hizo con los canónigos y con los frailes, a los cuales les pedía un impuesto para salvarse de los castigos del juicio final. Al momento del llamado, Europa se encontraba dividida por la guerra entre Felipe II Augusto y Ricardo Corazón de León.  El cardenal, Pedro de Capua, fue enviado a Francia para poner fin al conflicto y para que franceses e ingleses formaran parte del ejército cruzado.  El cardenal Esteban fue enviado a Venecia para pactar una alianza con Enrique Dandolo, ya que eran el único que podía asegurar el transporte. Al mismo tiempo, llegó un mensaje del papa dirigido al emperador bizantino Alejo III, donde le exigía la formación de un ejército para liberar Jerusalén. Sin embargo, su mensaje contenía también una amenaza, ya que si Constantinopla llegaba a rechazar las exigencias del papa, entonces las fuerzas de occidente intervendrían. Constantinopla rechazó las demandas del papa.

A la mayoría de los nobles que acudieron al llamado del sacerdote francés Fulco de Nuilly, los movía el interés de preservar el poder en occidente y ampliarlo, con sus conquistas, a Oriente.

El primer lugar al que debían llegar los cruzados era a Egipto, pero Enrique Dandolo, dueño del transporte, tenía un fuerte lazo comercial con ellos, por lo que los cruzados debieron responder, tanto a los intereses económicos de Venecia como a los interés de poder del Papa, y el objetivo principal del ataque fue Constantinopla.

El monarca alemán, Felipe de Suabia, también compartía esa política anti bizantina, pero en otro sentido, ya que lo movía la idea de entronizarse en Bizancio. Él estaba casado con Irene Angelina, hija de Isaac II, emperador de Bizancio, derrocado por Alejo III.

Los cruzados tenían una deuda que saldar con Enrique Dandolo, pero este decidió perdonársela sí los cruzados tomaban la ciudad de Zara, actual Zadar reino de Hungría. Los cruzados aceptaron y tomaron la ciudad. Al enterarse de esto, el papa Inocencio III excomulgó a los venecianos. Luego de la caída de la ciudad de Zara, Felipe de Suabia se dirigió al ejercito cruzado, ofreciéndoles 10,000 soldados de apoyo, sí estos le ayudaban a reconquistar su trono. La mayoría de los cruzados aceptó y, en abril de 1204, cayó Constantinopla en manos de los cristianos. 

 “La Cuarta Cruzada fue desviada por una decisión desastrosa de un aspirante al trono bizantino, quien convenció a los cruzados para que fueran a Constantinopla para ayudarlo a presionar a favor de su demanda. Los cruzados terminaron saqueando la gran ciudad, conmocionando así al mundo cristiano. Establecieron un reino latino en Constantinopla, ganándose la eterna enemistad de los bizantinos y debilitando al ya frágil Imperio bizantino”
Spencer, Robert. Guía políticamente incorrecta del Islam Y de las Cruzadas, Ciudadela libros, Madrid 2007. p.176.

El Imperio Latino es el nombre del estado feudal Cruzado fundado por los líderes de la Cuarta Cruzada, en los territorios capturados del Imperio Bizantino. Fue establecido después de la captura de Constantinopla, en 1204 y se prolongó hasta 1261.

6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. es muy bueno tendrian que mirara mas esta paguina

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno amigo, pero deberías poner el lugar de donde provienen las fuentes para que así sí pueden ser utilizadas como fuentes más académicas.

    ResponderEliminar