Primera Cruzada



http://explorethemed.com/CrusadesEs.asp?c=1 (Recuperado el 22 de mayo de 2012)

     Con la separación del Imperio Romano, en Imperio Romano de Oriente e Imperio Romano de Occidente, surgió una rivalidad entre las diócesis de Roma y Constantinopla. En el año 451, durante el Cuarto Concilio Ecuménico en Calcedonia, se reconoció al arzobispado de Constantinopla el segundo lugar de honor en la Iglesia, después del arzobispado de Roma. El texto del concilio dice: “Así como los Padres reconocieron a la vieja Roma sus privilegios porque era la ciudad Imperial, movidos por el mismo motivo, los obispos reunidos decidieron concederle iguales privilegios a la sede de la Nueva Roma, juzgando rectamente que la ciudad que se honra con la residencia del Emperador y del Senado, debe gozar de los mismos privilegios que la antigua ciudad Imperial en el campo eclesiástico y ser la segunda después de aquella”. Esta resolución no fue reconocida por el obispo de Roma, lo que aumentó las tensiones entre ambos arzobispados.  El gran cisma de la Iglesia se produjo en el año de 1054, donde se separaron el patriarcado de Roma de los patriarcados orientales, quienes formaron la Iglesia Ortodoxa. Esta estaba formada por: Constantinopla (Primada de Oriente), Alejandría, Antioquía y Jerusalén.

     Cuando el emperador de Constantinopla, Alejo Comneno, pidió ayuda al papa en Roma, Urbano II, para enfrentar a los turcos selyúcidas, que amenazaban la ciudad, éste vio la oportunidad de recuperar la primacía de Roma y convertirse en el prelado de todo el mundo cristiano.

     Durante el concilio de Clermont, en el año 1095, se hizo el llamado para emprender la primera cruzada y así recuperar la ciudad de Jerusalén, la cual había caído en manos de los turcos. A cambio de participar en ella, se ofreció el perdón de los pecados. El discurso del papa fue elocuente y encendió el deseo de pobres y ricos por iniciarla, especialmente atraídos por la promesa de riquezas y la entrada al reino de los cielos. 

La Primera Cruzada fue dirigida por Pedro de Amiens, el Ermitaño. Los cruzados, poseídos por el fanatismo, en su camino atacaron y asesinaron a judíos y húngaros, tomando posesión de sus bienes. Al llegar a Constantinopla, fueron masacrados por los turcos.

 En 1096, un año después del concilio de Clermont, la cruzada de los caballeros se puso en marcha, teniendo como principales jefes a Godofredo de Bouillon, a su hermano, el conde Balduino, a Raimundo de Tolosa y a Bohemundo de Tarento, quienes emprendieron un viaje de 5000 km. Al llegar a Constantinopla, el emperador Alejo les exigió un juramento de fidelidad, el cual incluyó la promesa de retornar al Imperio Bizantino todos los territorios que fueran reconquistados.

     El ejército cruzado se dirigió a la ciudad de Nicea, que fue sitiada. Luego, se dirigieron a Jerusalén, donde enfrentaron a los turcos en la famosa Batalla de Dorilea, la cual culminó con el triunfo del ejército cristiano.

     El sitio y toma de la ciudad de Antioquía, en 1098, convirtieron a la ciudad en la capital de un nuevo estado cruzado, el Principado de Antioquía. Luego de este triunfo, el ejército se dirigió a Jerusalén, en manos de los fatimíes.

Una de las principales dificultades que enfrentó este ejército fue el abastecimiento de agua y comida. Los ataques, que se llevaron a cabo en contra de la ciudad, en un inicio fracasaron por la fuerte protección que ofrecían las murallas. Los cruzados tuvieron éxito cuando utilizaron las torres de asedio. Una vez dentro de la ciudad, se inició la masacre de los habitantes de Jerusalén. Con la toma de esta ciudad, se dio por terminada la Primera Cruzada.

3 comentarios: